Los ángeles de hielo

Resumen

Los ángeles de hielo nos presenta la historia de Frederick Mayol, un psiquiatra que tras volver de la guerra por una herida en el brazo que lo dejó incapacitado, decide ejercer su profesión de nuevo en un psiquiátrico donde no todo es lo que parece, y donde su antigua historia, volverá más fuerte que nunca ligada a unos crímenes horribles que se están cometiendo en el presente.


Resumen

Justo cuando terminé de leer este libro, no entendí porque en mi lista figuraba como: “Un libro que lleve mucho tiempo en la estantería”. No sé cuando lo compré, ni que me llevó a hacerlo, pero estoy segura que merecía ser leído. Una historia que mezcla el misterio, con la historia y lo paranormal, que te vuelca del todo en ella.
El libro está dividido en tres partes, que podrían ser: pasado, presente y futuro. Pero no, son: muy pasado, pasado y presente. El narrador, un antiguo compañero del protagonista, nos interrumpe continuamente para aclararnos cosas que pasaron en ese momento en algún otro lugar, o para darnos su opinión, y eso es tan importante o más como la historia para entender todo lo que sucedió en aquellos momentos.
El protagonista, un joven veterano de guerra, con una historia detrás muy interesante, nos hace estar con los pies en la tierra en constante momento, ya que no serán pocas las veces que creerás que todo esto es una historia de fantasmas (que también lo es) y nada más. Frederick nos sorprende siendo un estupendo investigador y atando cada uno de los interrogantes que se nos van presentado en cada momento.
Cada uno de los personajes que aparecen en esta novela, es tan único y especial, que no puedes decidirte por uno en concreto. El autor nos regala personajes tan complejos y misteriosos, que ninguno pasa desapercibido. Cada uno de ellos tiene una historia de trasfondo oculto que nos abrirá nuevas puertas para el misterio, y nuevas ramas que creerás nunca llegaran a resolverse. Pero tranquilo, este escritor no ha dejado títere sin cabeza.
Una historia de guerras, fantasmas, inocencia, maldad, problemas mentales y sobre todo: Misterio. Un misterio que no se resuelve totalmente hasta el último momento, con ese doble final, como a mi me ha gustado llamarlo. Y que te da la total libertad como para aceptarlo o rechazarlo y dejar de confiar en la cordura de nuestro protagonista.
Gran mención al relato final que aparece en este libro, que le da a nuestro narrador una historia maravillosa y que aportar a toda la narración, algún que otro fantasma más.
No seáis como yo e id a leerlo ya. Es una historia que merece ser leída y releída muchas veces.

4 de 5 estrellas. 

Yo, Julia

Resumen 

192 d.C. Varios hombres luchan por un imperio, pero Julia, hija de reyes, madre de césares y esposa de emperador, piensa en algo más ambicioso: una dinastía. Roma está bajo el control de Cómodo, un emperador loco. El Senado se conjura para terminar con el tirano y los gobernadores militares más poderosos podrían dar un golpe de Estado: Albino en Britania, Severo en el Danubio o Nigro en Siria. Cómodo retiene a sus esposas para evitar su rebelión y Julia, la mujer de Severo, se convierte así en rehén.

De pronto, Roma arde. Un incendio asola la ciudad. ¿Es un desastre o una oportunidad? Cinco hombres se disponen a luchar a muerte por el poder. Creen que la partida está a punto de empezar. Pero para Julia la partida ya ha empezado. Sabe que solo una mujer puede forjar una dinastía.

Opinión


Siempre me ha gustado la historia de Roma. Era un tema que desde mi infancia me ha fascinado. Pero no ha sido hasta que he leído Yo, Julia, que he descubierto la visión tan sesgada que tenia de la misma. Para mi, la mujer en Roma tenia un papel meramente secundario, su labor no pasaba de cuidar la casa mientras el hombre se dedicaba a los negocios y la política.
Pero Santiago Posteguillo muestra la vida de Julia Domna, la mujer que no solo consiguió ser Augusta (emperatriz), sino que lo era con el respeto de las tropas de su marido, Septimio Severo. Julia controla el rumbo y el destino del Imperio Romano, y lo hace desde las sombras, sin que ningún hombre se de cuenta hasta que es demasiado tarde. Solo las mujeres, antes secundarias, son capaces de temer y cuidarse de Julia.
Con un estilo fluido, aunque a veces el ritmo se hace confuso, sobre todo en las batallas, si el lector no está habituado a las tramas bélicas. Santiago Posteguillo hace suyos a personajes históricos, y sin hacerles perder su esencia, los noveliza, dándoles un aspecto humano que a veces en la Historia pura y dura se pierde.
Para todo aquel amante del Imperio Romano, y de los que quieran conocer la verdad tras las mujeres en Roma.
Un 4,5 de 5 estrellas.

Anterior reseña

El temor de un hombre sabio

Resumen Segundo día de relato en la historia de Kvothe. Continuando la historia desde el punto en el que lo dejó Kote en "El nombr...